domingo, 28 de febrero de 2010

Tusker


La cerveza con el logotipo del elefante, una de las más veteranas del continente africano, es una pale lager con abundante espuma, blanca y de burbuja grande, que se disipa rápido aunque no en su totalidad. Cuerpo de ligero a medio, de color dorado claro, transparente, con burbuja pequeña y muy viva y buena carbonatación. Poco aroma en el que destaca sobre todo la malta, con notas también de cereales, pan y hierba seca. El sabor es lo mismo que el aroma al que hay que añadir un cierto amargor de lúpulo que compensa muy bien el dulzor de la malta, logrando una cerveza muy bien compensada. El final es algo largo, aunque no intenso, y en él destacan la malta, los cereales y el lúpulo, también bien compensado. Poco alcohol, 4,2%, lo que, junto a su carbonatación rabiosa, la hace muy refrescante.

Lo ideal para beberla es una gran jarra, pinta o vaso ancho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada